El populismo comienza a cobrarle factura a México

Ivan Acuña

El pasado lunes la moneda mexicana se desplomó  en un mínimo histórico, según datos de Refinity Eikon; las causas fueron y son –en parte- el desplome de los precios internacionales del petróleo debido a la guerra entre Arabia Saudita y Rusia, asó como al impacto del Coronavirus en la economía mundial.

Sin embargo, la otra parte del problema se debe sin duda a los pocos o nulos resultados de la actual administración federal a cargo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El estancamiento de la economía mexicana es un duro golpe al bolsillo de miles de mexicanos, al no existir verdaderos proyectos de desarrollo, los cuales fueron enterrados para implantar políticas populistas como regalar dinero a manos llenas en becas y otros programas clientelares, que para lo único que han servido es para mantener la popularidad del mandatario mexicano, como quien dice “sacrificio de millones por el ego de un solo hombre”.

Esta falta de proyectos, de soluciones concretas a los problemas del país, han ocasionado además que el Banco de México tenga en la mesa la posibilidad de recortar la tasa referencial; para quienes me leen y no entienden el termino “Tasa Referencial”, en resumen es “Un indicador que determina el Banco de México, a partir de la información que le proporcionan los bancos que operan en el país”. 

Esta tasa se publica todos los días en el Diario Oficial de la Federación. Esto es, entre todos los bancos se ponen de acuerdo para establecer una tasa de interés promedio que ofrecerán en el mercado, es decir a los clientes e inversionistas. Quienes tiene una cuenta de inversión en el banco, en su estado de cuenta a parece la tasa de referencia, ya que es ese el interés que le ofrece el banco por tener ahorrado, o haber invertido su dinero.

Imagine estimado lector que usted ha puesto de más en su AFORE, esperando por lo menos más centavos de interés por su ahorro y que de pronto, ahora ni siquiera eso le dará de rendimientos su dinero. ¿Triste no?

Así pues, si hay recortes en esa tasa significa que los ahorradores tendrán pérdidas y que para los inversionistas o quienes piensan invertir en México, es un indicador de que por ahora el país no es rentable.  El presidente Andrés Manuel no ha entendido que más que montar circos para el populacho –los 30 millones de mexicanos que le aplauden hasta sus errores- debe tomar medidas políticas y económicas realistas, acordes a las necesidades urgentes del país…DE TODO EL PAÍS.

Sin embargo, en lo que va de su gestión solo ha dejado ver que gobierna para él; medidas unilaterales como cancelar la construcción del Aeropuerto Internacional en Texcoco, fueron el indicador de que algo no estaba bien…y que iría para mal. La problemática se agudiza pues el desplome de la moneda azteca es otro indicador de que estamos a las puertas de una recesión, gracias a que Gobierno Federal se ha dedicado más a “Hacer politiquería que política”.

El presidente incluso ha dado “Patadas de ahogado” en su reciente mañanera, diciendo que ““Pensamos que vamos a recuperarnos (…) estoy optimista porque tenemos finanzas públicas sanas, buenas reservas y no tenemos déficit fiscal”, pero las pérdidas económicas como las de Pemex echan para abajo sus palabras.

De acuerdo a un Reporte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP)  Los ingresos petroleros fueron inferiores a los 27.6 mil millones de pesos; por su parte CFE reportó apenas ingresos del 7.2 por ciento con respecto a los de 2019.  Si bien el presidente presume un Superavit fiscal, se le olvidó mencionar que ese “ahorro” se debe a los recortes realizados en Sector Salud, Turismo, Investigación, Tecnología, entre otros sectores productivos y lo peor, que solo ha invertido en sus programas clientelares –Por ello su urgencia de recaudar más impuestos, para reponer el dinero- y en seguir petrolizando la economía, o sea en Pemex.

¿Para qué recortas en áreas importantes si el dinero lo vas a tirar en populismo? Es fácil presumir “finanzas sanas” cuando no explicas a qué le recortaste y porqué; también es fácil cuando recortas presupuestos para ese dinero regalarlo y luego hacerte el “tío lolo” cuando te preguntan ¿Por qué no lo inviertes en productividad? Y para el presidente es fácil evadir dar respuestas, pues sería difícil encarar reclamos.

Y la situación en México no va a mejorar, pues mientras el presidente siga contando con el apoyo ciego de 30 millones de mexicanos (Que no son siquiera capaces de leer, documentarse, indagar para crearse un criterio propio y poner en una balanza lo que nos espera a todos) seguirá creyendo que está en lo correcto y recordemos algo; hasta hoy, el presidente ha hecho lo que se le viene en gana, no lo que necesita México. 

Así pues, nuestra nación está empezando a encaminarse a tiempos más obscuros, tiempos en los que MORENA y su líder no tienen pies ni cabeza, tiempos en los que sin “ton ni son” se aprueban leyes al vapor, leyes que favorecen los intereses del poder y no los del pueblo, un pueblo cuyos 30 millones, mientras sigan ciegos, serán el soporte, la excusa para seguirla regando a través de una mal llamada “Cuarta Transformación”.

ABOUT THE AUTHOR

Deja una respuesta

Contáctenos

Somos una revista de circulación bimestral, puede adquirirla en puestos de revistas y tiendas de prestigio. Pede suscribirse para recibirla en su negocio u oficina.

Avenida Francisco Javier Mina 907 Colonia Centro, Villahermosa,Tabasco
Tel: (993) 157-0324
Email: gestionempresarialrevista@gmail.com

Flickr

    Convertidor de moneda

    USD/MXN: CurrencyRate.Today