TikTok: la presunta inocencia de la viralidad*

Por: Noelia Pérez Madrigal y Elisa Torres Castro

Italia quedó conmocionada cuando en enero de 2021 salió a la luz la noticia de la muerte de una menor de 10 años que fue encontrada inconsciente en el piso del baño de su domicilio y que varios días después falleció en el hospital por muerte cerebral causada por asfixia. Su nombre era Antonella Sicomoro y fue hallada por su hermana de cinco años, quien tuvo que presenciar la escalofriante escena. Aparentemente, Antonella había intentado suicidarse —por causas desconocidas hasta ese entonces— con un cinturón de albornoz que amarró a un radiador de calefacción. Ese fue el informe preliminar que se tuvo de su caso, una primera probada de la tétrica realidad que se avecinaba.

Ella tenía una vida tan común como cualquiera de su edad; con dos hermanos menores y su madre estaba a la espera de otro hijo. Vivían al sur de Sicilia, en la ciudad de Palermo, y en esta nueva era de las redes sociales, ella había adquirido una cuenta de TikTok en donde miraba y grababa videos de corta duración por entretenimiento; pero todo eso cambió cuando lamentablemente la pequeña se topó con un reto que comenzaba a hacerse viral.

El #BlackOutChallenge consistía en asfixiarte sin desmayarte; para ser más exactos, el reto implica colocarte algún objeto alrededor del cuello para bloquear el paso del oxígeno, y la persona que aguanta mucho más tiempo antes de desmayarse lo “gana”.

Foto: Internet.

Aunque no se sabe con exactitud cuál es su finalidad, este macabro y peligroso reto cobró la vida de Antonella y de muchas otras víctimas que en su inconsciencia decidieron cumplirlo.

También fue el caso de Joshua Hailiyesus, un niño estadounidense que, en similares circunstancias, fue encontrado por su hermano gemelo en el baño de su domicilio.

Este reto le causó la muerte cerebral y cuando sus padres lo llevaron al hospital los doctores le dijeron a la familia que estuvieran listos para lo peor, ya que el niño no presentaba mejoría.

Los padres de Joshua dijeron en una entrevista para The Denver Channel, que gracias a las redes sociales su hijo había adquirido nuevos intereses por otras actividades, como la guitarra y la cocina, pero que también había quedado expuesto a los peligros que implica navegar libremente por el internet, algo de lo que no se percataron hasta que ya era demasiado tarde.

Los retos virales han existido desde hace mucho tiempo en el ambiente de las redes sociales, desde el #IceBucketChallenge en el 2015, que se hizo popular por la participación de famosos, en donde se arrojaban cubetas llenas de agua helada por una buena causa, hasta otros más peligrosos, como el #KylieJennerLipsChallenge, que consistía en colocar una tapa o un vaso alrededor de los labios y la persona tenía que absorber el aire que había dentro de estos objetos para crear un vacío que daba como resultado que los labios se hinchasen y se hicieran mucho más grandes, similares a los de la famosa influencer Kylie Jenner. La gran mayoría de los participantes lograban resultados desastrosos que no pasaban de una situación embarazosa, y el otro porcentaje obtenían por consecuencia lesiones graves que los llevaron a la sala de urgencias de un hospital.

Sin embargo, con la creciente popularidad de la aplicación de TikTok estos retos se vuelven virales mucho más rápido de lo que todo mundo se imagina. A veces, ni siquiera en un principio inician como tal, sino que se generan de un pequeño incidente que alguien grabó y que le pareció lo bastante gracioso como para compartirlo en su cuenta de TikTok, haciéndose viral por lo bizarro que puede llegar a ser.

Una riesgosa estancia

Foto: Internet.

Hace quizá dos o tres años atrás esta app de origen chino no era tan conocida por los amantes de los videos de corta duración -como los usuarios de Snapchat o del ya extinto Vine-, pero con la inesperada aparición del Covid-19 y el ineludible distanciamiento social que se perpetuó a lo largo del 2020, TikTok obtuvo una descomunal fama y se convirtió en la aplicación favorita de la gran mayoría de niños y adolescentes, volviéndose la red social más usada, con unas 2 mil millones de descargas en Google Play, tomando la delantera a otras aplicaciones como Facebook, Instagram y Twitter.

TikTok se ha vuelto tan popular en estos últimos meses debido a que es una aplicación muy fácil de usar para los millennials. Cuando ingresas por primera vez no tienes ningún problema para encontrar videos entretenidos, ya que la misma aplicación tiene un apartado llamado Para ti o For You, en donde constantemente se reproducen los más famosos y virales del momento. Aunado a todo esto, es demasiado sencillo crear y editar videos de entre 15, 30 y 60 segundos; pero la calidad de estos videos dependerá de la creatividad y destreza en la edición del mismo.

Por ello existe la gran probabilidad de que cualquier video se haga popular y que millones de personas lo vean, reaccionen a él y lo compartan en otras redes sociales, como Facebook e Instagram.

La particularidad con que la app permite compartir, crear y editar videos cortos con canciones, filtros, textos, etc., le han brindado muy buenas reseñas en las plataformas de distribución de aplicaciones móviles, pero ninguno de esos factores le quita lo peligroso para los usuarios más vulnerables e influenciables: niños y adolescentes.

En esta aplicación los menores también pueden ser víctimas de hostigamiento por parte de usuarios desconocidos, familiares, vecinos o por compañeros de clase, desencadenando con eso problemas de baja autoestima que pueden derivar en consecuencias fatales, como el suicidio. Otro tipo de ciberacoso es el que proviene de personas adultas, es decir, la pedofilia. Estos adultos, aprovechándose de la ventaja de esconder sus verdaderas identidades detrás de una pantalla, engañan a menores de edad para sacarles fotografías inapropiadas, en el menor de los casos, o persuadirlos con mentiras para encontrarse de manera presencial y atentar contra su integridad física.

Las noticias o información falsa que circula en internet es otro factor que pone en peligro la vida de los menores de edad. Se han dado casos de pánico en masa por noticias falsas que salieron de la famosa red social de Facebook, y la gran mayoría de los implicados en estos casos de pánico selectivo suelen ser personas adultas, por lo tanto, los niños y los adolescentes no son la excepción.

En el caso de TikTok, existen cuentas que se adjudican a doctores, dentistas, abogados, entre muchos otros profesionistas, quienes comparten información para “educar”, en cierta manera, a los usuarios interesados en algunas áreas del conocimiento académico o cultural. Es decir, como en cualquier otra red social, los usuarios son libres de colocar cualquier información, ya sea verdadera o falsa, en el perfil de su cuenta. Una persona común y corriente puede escribir en la biografía de su perfil que es arquitecto cuando realmente no lo es, y puede hacer un tutorial de cómo hacer una casa en 5 pasos; claro está que un adulto tiene el criterio para analizar la veracidad de la información, pero si se trata de un niño o de un adolescente, sería mucho más sencillo de convencer y hacerle creer realmente se puede construir una casa con 5 pasos fáciles.

El Control Parental

Foto: Internet.

La misma aplicación coloca en su Página Web en la sección Centro de Seguridad, en el apartado Para padres, que TikTok es una aplicación que va dirigida a usuarios de 13 años o más, ya que supuestamente a esta edad se tiene la madurez suficiente para navegar en este tipo de plataformas digitales, algo particularmente contradictorio a las normas de seguridad del usuario de hace unos cinco años atrás en cualquier red social donde se exigía la mayoría de edad.

Pero al ser una aplicación que puedes encontrar en la sección infantil de la Play Store de Android y la Apps Store de iOS, TikTok resulta de fácil instalación para menores de 13 años.

La herramienta de Control Parental que algunos Smartphones tienen habilitado para que los padres puedan limitar aplicaciones, funciones, películas, música y otros contenidos, es una posible solución para mantener controlado lo que ven los menores de edad, pero no es una recurso viable ya que como se han presentado en otras apps -como YouTube-, a veces los filtros fallan y ciertos contenidos que pueden llegar a tacharse como inapropiados pasan desapercibidos si no se tiene un control verdadero por parte de los padres. Tal es el caso de YouTube Kids, del que varios padres de familia se quejaron en las redes sociales porque algunos videos de la plataforma para niños eran caricaturas para adultos, pero qué se puede esperar de un algoritmo que solo está programado con unos cuantos filtros de seguridad que no van más allá de comprobar si el dueño del video, o la cuenta, hizo estos ajustes en su canal .

En la actualidad se ha hecho común encontrar artículos en internet, revistas, blogs entre muchos otros medios de difusión, que están enfocados en enseñarles a los padres la clave para que sus hijos aprendan a navegar con seguridad por la red. Esto es algo que los expertos han denominado la Educación Online, que sirve para prevenir cualquier situación que ponga en peligro el bienestar de los infantes que usan las redes sociales o el internet en concreto.

Esta enseñanza se basa en que el padre debe de sentarse con su hijo mientras el pequeño hace uso del internet, pero esto es algo que muchos sabemos que no va a suceder, pues la gran mayoría de los padres les obsequian tabletas, celulares, incluso, les prestan sus propios dispositivos para que ellos puedan trabajar, realizar actividades del hogar o relajarse mientras sus hijos están entretenidos.

El algoritmo

Las redes sociales están hechas con la finalidad de llamar la atención del público, es decir, para que las personas se enganchen y las usen con excesiva frecuencia generando con ello ingresos económicos mediante la publicidad que está introducida alrededor de toda la plataforma.

En ese sentido, TikTok tiene el mejor gancho. Si dejamos a un lado el contenido que se comparte y nos concentramos en su funcionamiento, podemos entender por qué esta aplicación es tan adictiva, al grado de pasar horas enteras navegando. Como anteriormente se ha dicho, el inicio de TikTok tiene una sección llamada Para Ti o For You, que constantemente reproduce de manera aleatoria los videos más famosos del momento; pero eso es sólo en un principio, cuando apenas acabas de dar de alta tu cuenta, porque luego de un par de horas de estar mirando video tras video, el algoritmo de la aplicación comienza a colocarte diversos tipos de contenido, y va recolectando información a través de la interacción que tienes con cada uno de ellos. Si reaccionas, si los pasas de largo, si reproduces en bucle o si sigues algunas cuentas; con toda esta información TikTok construye una personalidad virtual sobre ti, para que cuando vuelvas a entrar a la aplicación siempre haya contenido que sea de tu interés, y esto funciona como un gancho para atraparte y hacer que permanezcas por mucho más tiempo dentro de la aplicación.

Foto: Internet.

Evidentemente los riesgos que los niños y los jóvenes corren depende de los padres, ya que, al momento de instalar esta aplicación en el dispositivo de los menores, inmediatamente se encuentran expuestos a muchos de los factores antes mencionados.

Lo preocupante es que además del Ciberacoso y de los contenidos que impulsan a los niños a realizar actos peligrosos, esta aplicación hipersexualiza a la infancia, pues es común observar en la sección Para Ti muchos videos de carácter sexual implícito, como bailes sugerentes que muchos infantes imitan sin saber que no son aptos para su edad.

También está la cuestión de la insensibilización a través de videos con contenido violento o incívico, donde se muestran adultos cometiendo fechorías que desde el punto de vista de un niño sería algo divertido. Este tipo de videos hace que los menores normalicen estas conductas inapropiadas y los incita a imitarlas para estar al corriente con las tendencias del momento.

Algunas veces estos actos se ejecutan con éxito y no sucede nada grave, pero hay casos desafortunados, como los de Antonella y Joshua, en donde las víctimas acaban pagando las consecuencias de sus actos.

TikTok es una red social hecha para menores de 13 años en adelante, así es como lo indica la empresa en su Página Web; sin embargo, en diversas ocasiones reitera que los menores de edad siempre deben de estar bajo la supervisión de adulto responsable.

Esto revela que la empresa nunca ha tomado medidas reales para la seguridad de sus usuarios, por ello, por el momento la única solución de fondo para prevenir infortunados accidentes sigue siendo que los padres tomen la responsabilidad de conocer los riesgos que conlleva el manejo de las redes sociales en los menores de edad y tomen las medidas pertinentes conforme a su criterio y libertad.

Fuentes: El País / Revista ¡Hola! / El Comercio / La Vanguardia / El Economista / TikTok (Página Web). Fotos: Internet.

*Tiktok: la presunta inocencia de la viralidad es un trabajo de las estudiantes Noelia Pérez Madrigal y Elisa Torres Castro para la materia Periodismo de Opinión que imparte el Mtro. Erasmo Marín Villegas en la Licenciatura en Comunicación de la Universidad Juárez Autónoma de Tabascos (UJAT). Edición a cargo de la Revista Gestión Empresarial.

ABOUT THE AUTHOR

Contáctenos

Somos una revista de circulación bimestral, puede adquirirla en puestos de revistas y tiendas de prestigio. Pede suscribirse para recibirla en su negocio u oficina.

Avenida Francisco Javier Mina 907 Colonia Centro, Villahermosa,Tabasco
Tel: (993) 157-0324
Email: ventas@revistagestionempresarial.com

Flickr

    Convertidor de moneda

    Convertidor de moneda: USD/MXN