Un muro nos divide en plena pandemia*

Por: Pamela Madrigal Osorio

“Los muros y las barreras siempre las destruimos, seguimos avanzando; pero es lamentable que esta vez no se pueda tan fácilmente, ya que se encuentra un virus entremedio de todos nosotros”.

Mikel Domingues

Llevamos casi dos años de cuarentena; encerrados en nuestros hogares, solos o acompañados, trabajando desde casa o tal vez teniendo que salir -con temor- a cumplir nuestras responsabilidades.

Como seres humanos, tenemos la necesidad de la interacción social, ¿pero acaso esto que estamos viviendo nos afectará en el corto o largo plazo?

En la actualidad, la principal regla a seguir -después del lavado de manos y el gel antibacterial- es no relacionarnos, no hacer reuniones ni ir a lugares con aglomeración. Pero es lamentable ver que algunas personas no se cuidan; al parecer, aún no comprenden la importancia de quedarse en casa.

La finalidad de la cuarentena es fungir como una de las principales herramientas para controlar el contagio, pero hay gente que la desestima y que incluso ha llegado a considerar el virus una mentira. Lo anterior, desafortunadamente, se ha traducido en un mayor número de contagios.

Así, cuanto más avanza la pandemia, más surgen investigaciones relacionadas con las actitudes de las personas. Desde un comienzo se sabía que todo iba a cambiar, sobre todo la manera de relacionarnos. Hoy todo depende de los aparatos electrónicos y el internet. Una ventaja de esto es que todo se puede hacer desde la comodidad de la casa: trabajar, estudiar, entretenerse y relacionarse.

La vida online

Foto: Internet.

El confinamiento ha tenido tres niveles: en los primeros meses, de alguna manera aún podíamos seguir viendo a nuestros familiares y amigos, también salir de paseo. Luego comenzaron a restringirnos las salidas y el contacto con las personas. Finalmente, llegó el momento en que nos quitaron todas las salidas y nos limitaron el contacto a las personas con las que vivimos.

De esta forma, por obligación y por nuestro propio bien, nos alejaron de los otros, dejándonos como única alternativa la vida online.

“Que la fragilidad que nos ha enseñado esta pandemia se convierta en un punto fuerte para darnos cuenta de la necesidad del otro y de los valores que los demás nos ofrecen».

Harremanak S.F.

A estas alturas aún no sabemos lo que vendrá cuando todo termine. El destino al que más tememos en la post pandemia es un posible desenfreno social luego de varios años de restricciones, pero prácticamente queda en nuestras manos la responsabilidad evitarlo.

Lo material después, hoy lo principal sigue siendo la vida.

Fuentes: Domínguez, M. / Harremanak. Fotos: Internet.

*Un muro nos divide en plena pandemia es un trabajo de la estudiante Pamela Madrigal Osorio para la materia Periodismo de Opinión que imparte el Mtro. Erasmo Marín Villegas en la Licenciatura en Comunicación de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT). Edición a cargo de la Revista Gestión Empresarial.

ABOUT THE AUTHOR

Contáctenos

Somos una revista de circulación bimestral, puede adquirirla en puestos de revistas y tiendas de prestigio. Pede suscribirse para recibirla en su negocio u oficina.

Avenida Francisco Javier Mina 907 Colonia Centro, Villahermosa,Tabasco
Tel: (993) 157-0324
Email: ventas@revistagestionempresarial.com

Flickr

    Convertidor de moneda

    Convertidor de moneda: USD/MXN